El gran fiasco caravaqueño

JOSÉ ANTONIO PÉREZ ACACIO

La visión del último pleno municipal caravaqueño me ha vuelto a colocar ante la dura realidad de quién y cómo dirige los designios de este municipio. Si entrar en la consideración de que el personaje en cuestión lleva cuatro mayorías absolutas consecutivas, ahí es nada, sí debo entrar en las otras cuestiones que, por supuesto, afectan a la vida y al devenir de los y las ciudadanas que él y su equipo representa.

Con este artículo, lo aclaro para evitar susceptibilidades y hasta posibles manipulaciones, no estoy criticando a la persona. Simplemente analizo desde una óptica (a pesar de nuestras diferencias ideológicas) lo más objetiva posible, su andadura como máximo representante de éste, nuestro pueblo o ciudad, como el lector o lectora prefiera.

Hoy por hoy, y lo que es más lamentable, ayer tampoco su actitud ante los problemas y necesidades de Caravaca de la Cruz han estado a una mínima altura de lo que se requería de su posición política. Posiblemente pensaba que con dejar correr las cosas y las situaciones, ellas solitas, por arte de magia o por injerencia de los “poderes” de nuestra patrona se iban a solucionar. Su actitud de pasotismo e indolencia son verdaderamente alarmantes. Caravaca Jubilar y su actitud al final de la pasada legislatura y al principio de la presente es una buena muestra de lo aquí relato. Con Caravaca Jubilar pendiente de un hilo (más bien sus trabajadores y trabajadores) no se le ocurre otra cosa que decir que él ha hecho lo que debía hacer. Supongo que se referirá a la nada más absoluta. Posiblemente, “cositas” como éstas, harían a un alcalde responsable plantearse seriamente la dimisión.

Me sorprende igualmente que tras alguna que otra reunión en la pasada legislatura dónde se abordó que hacer con el recién estrenado Plan Antidrogas, pues que no se haya hecho absolutamente nada de nada por afrontar una problemática que cada vez se hace más grande y que sin duda está provocando y provocará más de un calentamiento de cabeza a propios y extraños.

Mucha gente se ha quejado de cómo hace oídos sordos ante sus quejas, ante sus lamentaciones. Mucha gente se ha quejado de la situación de cierta parálisis (como ven soy benevolente) del municipio. Mucha gente se queja del abandono de ciertas calles y barrios. Mucha gente se queja y se seguirá quejando. Eso sí, las cuatro mayorías absolutas, sus cuatro mayorías absolutas dicen todo lo contrario. Esta situación es, sin duda alguna, digna de un análisis más profundo y sereno. Y como no, de una severa autocrítica del principal partido de la oposición.

Todo lo dicho anteriormente sólo quiere reflejar la realidad política de alguien que llegó en honores de multitudes y que tuvo la suerte de contar con ingentes recursos económicos y apoyo social y que, por su incapacidad y hasta prepotencia, también política por supuesto, ha generado un panorama que no inspira confianza precisamente, un panorama que confirma, tras el último pleno el gran fiasco político que ha supuesto D.A. Y esto lo afirmo con profunda tristeza de quien ha sido y será, hasta no sé cuando, el alcalde del lugar en el que habito.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Caravaca. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s