El 11 del 11 del 2011

Antonio García Mulero (antgarmul@gmail.com)

Faltarán nueve días para celebrar las elecciones generales de nuestro país, con lo que ejerceremos el derecho a elegir a los representantes legales para que nos gobiernen. Ahora bien, ¿estamos los españoles satisfechos con la gestión política?, ¿cuál será el futuro de nosotros?, ¿y el de nuestros hijos?, ¿y el de los hijos de nuestros hijos?

Para empezar quiero dejar claro que ideológicamente «soy de mi propio partido y en el mismo momento que se apunte otro me borro». Me afiliaría voluntariamente al buen hacedor, al que esté por el bien exclusivo del pueblo y, sobretodo, al más honrado.

Yo no sé Uds., pero yo he procurado documentarme y estoy intranquilo y muy preocupado: ¿será verdad que para saldar deudas españolas cada uno debamos veinte y tantos mil euros?, ¿para qué cada equis kilómetros tantos gobiernos juntos?, ¿podemos pagar tanto a tantos?, ¿no quebrarán los bancos y arrastrarán los ahorros de nuestro sudor?, etc.

Utilizando un símil médico yo comparo a la actual situación española con un enfermo grave que tiene fallos multi-orgánicos, y gane quien gane no podrá aplicársele sólo aspirinas como receta, pues súbitamente puede tener insuficiencias renales, neumonía atípica o parada cardiaca.

Tampoco discuto que la actual estructura del estado no tenga su razón de ser, pero dudo que haya dinero para pagarla, y si no mirémonos los bolsillos. Quizá haya que revisarse los fundamentos del propio sistema…

Creo ser optimista por naturaleza, pero doy fe de mi pesimismo actual, y a mis 55 años les pido perdón a los jóvenes por no haber sabido, podido o querido dejarles un mejor porvenir….

También tengo mi propia solución: que los dos grandes partidos se unan y nos unan a todos los españoles en un esfuerzo común, que la honradez sea su fundamento y finalmente que haya justicia para quien la haga que la pague.

¡Ni que decir tiene que me gustaría equivocarme!

Agarrémonos –repito- a la creencia común del sacrificio y la honradez. Tomemos ejemplo del esfuerzo que tuvieron que hacer nuestros antepasados. Y que mi pueblo (siempre tan bello) se sume al porvenir de sus hijos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Periódico del Noroeste. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s