La sanidad en los programas electorales del 20N

TEODORO J. MARTÍNEZ/ Médico, especialista en pediatría

Nuestro sistema de salud es muy bueno. De los más baratos, eficientes, y punteros del mundo. Tenemos una esperanza de vida al nacer por encima de la de los alemanes, noruegos, ingleses, estadounidenses o austriacos, por ejemplo. Estamos a la cabeza de los resultados en salud, gastando proporcionalmente mucho menos que la media de nuestros conciudadanos europeos. Pero no es un sistema perfecto.

Me interesaban las propuestas de los partidos políticos para la mejorar Sanidad Española. Los programas electorales en España son una especie de carta a los reyes magos, que no tienen por qué ser vinculante para sus majestades, ni merecen recriminación alguna en caso de no parecerse ni de lejos a lo que prometían. Por eso, no les falta la razón a los que dicen que no merece la pena leerlos. Pero uno es que es de gustos raros. De entre los diez grupos que se presentan en la Región de Murcia, he seleccionado los cinco que tienen alguna posibilidad de ‘rascar’ diputado: Equo, IU, PP, PSOE y UPyD (en estricto orden alfabético, que nadie se me mosquee).He evitado las demagogias baratas, toda vez que todos los partidos han renegado explícitamente del copago sanitario, y que ninguno ha dicho que vaya a ilegalizar totalmente el aborto. Así que, en honor a la verdad, para el 20N TODOS son abortistas y NINGUNO es copaguista. Quien quiera panfletos, que oiga los mítines, y se regale con las sutilezas de la retórica política. Cada uno es dueño de autoengañarse a placer.

Como los políticos se estructuran el programa según les conviene, he preferido ver en qué medida sus propuestas responden a la evaluación que de nuestro sistema de Salud hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2010. Los programas analizados hacen muchas propuestas, pero no todas son prioritarias ni pertinentes para los problemas detectados en nuestro Sistema de Salud por los auditores internacionales. Si utilizamos el lenguaje político podríamos calificarlas de ‘interesantes propuestas’. Hablando en plata, tienen un barniz populista más orientado a adornar los discursos de los candidatos que a solucionar problemas reales de la sanidad. Por los ordenadores los conoceréis, que dice un amigo mío.

En primer lugar, la OMS nos muestra el escaso impacto que la prevención, la promoción de la salud y la rehabilitación de la enfermedad tienen en nuestro sistema, excesivamente asistencial, y cómo esto podría mejorar con la potenciación de la atención primaria. Primer suspenso colectivo: nos gustaría, creemos, confiamos, apostaremos… pero ni cómo, ni con qué dinero, ni en qué plazos. Nadie aprueba.

El segundo problema señalado por la OMS es el de la financiación: la sanidad española está subfinanciada con respecto a la mayor parte de los países europeos, y es con mucho la economía desarrollada que menor porcentaje de su PIB destina a sanidad. En este punto la mayoría de los programas hacen propuestas genéricas, siendo esta falta de concreción el punto más débil del programa sanitario del PP. El PSOE propone impuestos especiales para alcohol y tabaco cuya recaudación que se dedicarían íntegramente a la salud (una propuesta sugerida por la propia OMS) y la obligatoriedad de destinar el 80% de los presupuestos autonómicos a salud y sanidad. IU, ambiciosa, opta por adoptar la recomendación de la OMS en su totalidad, y propone incrementar el %PIB destinado a sanidad, y obtener estos recursos de la lucha contra el fraude fiscal. Un tercer problema es la gestión de recursos humanos. Segundo suspenso general. El déficit de profesionales sanitarios, la formación continuada de los actuales, y el control de la calidad de la asistencia que prestan son apuntados sutilmente aquí y allá por unos y otros, pero sin que se vean propuestas concretas que puedan digerirse. No dudo que tengan sus ideas, pero es evidente que a los redactores finales de los programas electorales se les ha olvidado enseñárnoslas. Seguiremos robando profesionales a países latinoamericanos, supongo, y que ellos se los roben a su vez a los países africanos, y luego mandaremos ONG a ayudar a los negritos.

El cuarto problema es formulado por la OMS como una advertencia: la descentralización de la gestión que suponen las comunidades autónomas no debe degenerar en un problema de equidad, y que los ciudadanos tengan distintos servicios según el territorio en que vivan. Para obviar esta amenaza, UPyD y PP apuestan por modelos centralistas de recuperación de competencias por parte del Estado, que el PP completa con la gestión por profesionales privados de los recursos públicos. Por otro lado IU, Equo y PSOE optan por sistemas descentralizados pero con mayores esfuerzos de coordinación entre ellas. Me resulta difícil decidirme por una u otra opción, cuando sistemas de salud autonómicos como el navarro o el vasco, con gestores públicos, han conseguido resultados tan excepcionales (casi finlandeses, me atrevería a decir) en relación con el resto de las autonomías. A lo mejor la clave no esté tanto en dónde viva el gestor, ni en quién le pague, sino en que sea bueno… PP y PSOE, incluyen entre sus propuestas un catálogo común de prestaciones sanitarias (incluido un calendario vacunal único), e IU apuesta incluso por ampliar las actuales prestaciones a la salud bucodental y la ortopedia.

Por último, la OMS apunta a la necesaria atención a los factores del medio ambiente que afectan a nuestra salud (contaminación, pesticidas, radioactividad, ondas electromagnéticas). En este es el único punto en el que EQUO gana por goleada al resto, seguido a distancia (mucha) por IU. Punto negativo casi general. Lo verde se queda para las ensaladas en la mayoría de los programas. Visto lo visto, parece que la Sanidad que nos prometen nuestros políticos es sustancialmente distinta de la que nos hace falta. Las propuestas electorales se pierden en fuegos de artificio que evitan abordar decididamente las oportunidades de mejora del sistema sanitario español, señaladas con precisión quirúrgica por la Organización Mundial de la Salud. Su directora general resumió en una frase cómo medir la bondad de los programas electorales… financiación y eficiencia: ‘más dinero para la salud, y más salud por el dinero’.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Periódico del Noroeste. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s