Intervenciones arqueológicas de urgencia en el yacimiento prehistórico de Molinos de Papel

Enterramiento donde se hallaron los marfiles

Juana Mª Marín Muñoz (arqueóloga)

Situación

El yacimiento de Molinos de Papel, se encuentra situado al sur del casco urbano de

Caravaca de la Cruz (Murcia), se extiende a ambos lados de la Avenida de la Constitución y esta ubicado en la ladera media del valle del Argos a una altitud aproximada, de 616 m.s.n.m

Por su ubicación en la ladera del valle, contaría con una posición privilegiada que le facilitaría el acceso a todo tipo de recursos, (tanto de materias primas, explotación agraria, abastecimiento de agua, caza, ganadería), así como las posibles comunicaciones, a través del río, con otros asentamientos como el ya mencionado Casa Noguera.

Los trabajos en Molinos de Papel, se inician propiciados por las necesidades de expansión de la ciudad y la aprobación de un Plan Parcial, el plan SCR-2, que ocupa la casi totalidad del yacimiento, ya incluido en la Carta Arqueológica Municipal de Caravaca de la Cruz desde el año 1998.

La actuación inicial fue llevada a cabo por Ana Pujante Martínez, desarrollando sus trabajos en distintas fases que le ocuparon desde septiembre de 1999 hasta agosto de 2000. En total se realizaron 36 sondeos en función de la aparición del nivel geológico, con diferentes resultados. Se plantearon tres sectores de actuación.

El sector A, la zona reservada a jardines, y que posteriormente daría paso a una de las excavaciones que les mostraré a continuación, donde se realizó la supervisión de una zanja que albergaría un colector de agua. En esa zanja se documentaron hasta 4 metros de potencia arqueológica, dos de los cuales pertenecen a momentos de la Prehistoria

Reciente.

En el sector B, se documentó parte de una cabaña y un foso, además de 21 silos y dos enterramientos dobles vinculados al horizonte campaniforme.

Y finalmente, en el sector C se excavó un fondo de cabaña, parte de un foso y 24 silos. Se trata de un yacimiento en llano de cabañas dispersas, no fortificado (o por lo pronto no podemos hablar de que lo este) y que ocupa una extensión de entre 12 y 15 Ha.

Aunque tendríamos que plantearnos una nueva revisión y comprobar si el poblado no se extiende hacia el oeste .Presenta una serie de subestructuras excavadas en la roca, ya que las características de este tipo de terrenos, de formación Cuaternaria, hacen que se pueda trabajar con facilidad estas subestructuras de las que hablamos corresponderían a 4 modelos diferentes.

– En primer lugar y debido a la cantidad, hablaremos de Silos o estructuras de almacenamiento.- En esta primera intervención, se hallaron un total de 48 silos, con diferentes funciones y tipos, aunque la función primaria, parece ser la de almacenamiento de cereal.

– Fosos en “U” y “V”, documentados hasta el momento de forma parcial, con una función todavía no generalizada para todos los investigadores. Ya que unos hablan de una posible función defensiva contra animales salvajes y otros la vinculan a cursos de agua que pudiesen servir para abastecer a la población o para irrigaciones de cultivos.

– Tendríamos Fondos de cabaña, en los que se han hallado hogares y materiales propios del uso cotidiano. En un solo caso se halló un enterramiento doble.

– Y, otras estructuras indeterminadas, que en algunos casos, y según la tradición oral, pueden tratarse de plantones de viña.

Tras esta breve presentación del yacimiento vamos a pasar a mostrar algunos de los hallazgos producidos en estas nueve intervenciones.

La primera de ellas fue en Noviembre de 2007, en la parcela 64, motivada por la construcción de 4 duplex unifamiliares. El solar se hallaba alterado en su parte nororiental por el vaciado provocado para el soporte de una grúa, por lo tanto en esa parte del solar no pudimos hallar restos algunos. En la parte noroccidental, en apenas 100m2. hayamos un total de 5 silos, y tres estructuras que en su origen podrían haber sido silos, pero que en algún momento han sido ampliados para su posible reutilización.

Los materiales proporcionados por este solar han sido fechados en su mayoría en el siglo VI, cronología que posteriormente se pudo verificar con un carbono 14.

La segunda intervención se llevó a cabo durante los meses de diciembre de 2007 y enero de 2008, en la zona destinada a jardines, donde comentábamos anteriormente que Ana Pujante había supervisado una zanja de 4 m. de potencia arqueológica. En esta primera intervención, ya que en agosto de 2008 se vuelve a intervenir, solamente se retiraron niveles superficiales que indicaban que aquella parcela, destinada a un edificio de educación vial, iba a proporcionar grandes estructuras. Por lo tanto la empresa decide paralizar los trabajos para buscar financiación.

En Junio del mismo año se nos encarga la excavación de una parcela ubicada en la C/Rafael Pí Belda esq. C/Dolores Michelena, en la que sospechábamos que podríamos encontrar restos de un foso. Esta sospecha estaba fundamentada en la aparición de un foso en V que pudimos documentar en el perfil de la vivienda que hay al cruzar la calle.

Tras la primera limpieza manual y aparición del primer silo, el promotor de la obra, un particular, decide paralizar la excavación que a día de hoy se encuentra en el mismo estado en el que la dejamos en 2008.

Tras esa paralización, una vecina avisa al Museo Arqueológico del vaciado de un solar en la Parcela 93, cuyos promotores había hecho caso omiso a las indicaciones de la licencia de llevar a cabo una supervisión arqueológica. Se paraliza ese vaciado y días más tarde se continua, ya si, con la supervisión de un técnico. Esta excavación tan solo proporcionara un par de silos, una pequeña zanja de poca profundidad y varios agujeros de poste que no configuran ninguna estructura.

Ya en agosto se retoman los trabajos de excavación de la zona de Educación Vial. Esta vez se cuenta para ello con un equipo formado por dos técnicos, ocho peones, una restauradora y un topógrafo. Esta excavación es la que más información y materiales ha aportado en el conjunto del yacimiento de Molinos de Papel. El solar afectado por esta intervención ocupa alrededor de 550 m2 y aparecen, como restos destacados:

– Cabaña I.- Esta primera cabaña, presenta un zócalo de piedra de entre unos 0,20 y 0,30 cm. de grosor, ya que algunos tramos han sido afectados por las labores agrícolas. Su diámetro es de 6,40 m. y parece formar un círculo casi perfecto. De momento no se ha podido documentar la entrada, ya que la excavación se paralizó antes. En su interior, del cual solo se retiró un nivel estratigrafico, se han hallado dos punzones de bronce, de sección cuadrangular y dos cuencos, completos.

– Cabaña II.-No se pudo terminar de documentar. El segmento de muro que apareció correspondía a un posible zócalo de piedra, con unas dimensiones de 1,25 m.de ancho, que en principio parecía alterado por un tubo de hormigón, que retiramos con una máquina excavadora. Durante la segunda intervención y tras una primera limpieza y ampliación de los límites del área de trabajo, pudimos comprobar que el tubo no había alterado los niveles arqueológicos, encontrando casi intacto un posible nivel de uso y un silo.

– Estructura turriforme y muro de adobes.- En la parte sureste del solar aparece un gran derrumbe de piedras, que debió de formar parte de una gran estructura. De momento solo podemos mostrarles su estado actual y comentar que uno de estos derrumbes parece tener cara en uno de sus lados, dando la sensación de una torre. A partir de este gran derrumbe y esta estructura turriforme aparece un muro de adobes adosado a ella Diapo, con un grosor de entre 0,50 y 0,60 cm. y una longitud de unos 8 metros, encontrandose muy deteriorado en su zona central, donde aparecen numerosos agujeros de poste, posiblemente pertenecientes a otra cabaña posterior.

– Con respecto a los Silos.- Se ha podido documentar un área dedicada al almacenamiento, con el hallazgo de 14 silos de boca circular que tienen un diámetro que oscila entre los 0,60 y 1,25 m. Pudieron excavarse 7 de estos 14 silos con diferentes resultados.

Todos ellos han sido utilizado como basureros, a excepción de uno de ellos que presenta el enterramiento de un perro y los materiales hallados en su interior son numerosos. Además de estos silos, han aparecido un conjunto de fosas, que en algunos casos podrían ser silos ampliados en momentos posteriores y que se han acabado uniendo unos con otros.

– Con respecto a los materiales hallados Diapos, durante el proceso de excavación, advertir la gran variedad de materias primas (silex, hueso, metal… todos ellos en proceso de estudio.

 Enterramiento: contexto: últimos niveles de ocupación.

Próxima a la zona donde se encuentran las viviendas, aunque asociada al área de almacenamiento, se localizó , también en septiembre de 2008 una fosa de enterramiento muy alterada, donde había tenido lugar una inhumación individual, cuyos restos se encontraban parcialmente removidos, debido a procesos postdeposicionales aún sin determinar. Esta alteración del esqueleto ha motivado la pérdida de varias partes anatómicas como son la pelvis, la columna vertebral y los huesos pequeños de las manos y los pies.

A partir de la disposición de los huesos de las piernas, costillas, brazos y cráneo se puede decir que el cuerpo se hallaba en de cubito lateral derecho, con los brazos flexionados hacia el rostro.

Según el estudio antropológico, llevado a cabo por Mª Paz de Miguel Ibáñez, se trata de un individuo femenino, cuya muerte tuvo lugar entre los 21 y 30 años.  No obstante, al carecer de referencias sobre las características físicas de la población a la que puede pertenecer nuestro esqueleto, los datos han de ser tomados con cautela.

Una muestra ósea extraída del esqueleto fue remitida al Laboratorio de Datación

Radiocarbónica del Institud royas du Patrimoine Artistique de Bruselas, la cual ha proporcionado una fecha 2040-1880 BC con una probabilidad del 95,4%.

Más tarde se envió otra muestra, con mayor cantidad de colágeno y proporcionó una fecha similar. 2022-1884 BC con la misma probabilidad.

Los objetos asociados a la tumba son, un par de recipientes cerámicos, uno situado a la altura de la cintura y el otro bajo el codo derecho. Un punzón y un puñal de metal con dos remaches, colocados uno al lado del otro a la altura del antebrazo derecho, una placa de piedra con tres perforaciones en un extremo y una perforación en el opuesto y los objetos de marfil que hacen de este enterramiento un hallazgo extremadamente singular.

El conjunto de marfiles, esta formado por dos grandes piezas cónicas

Dos grandes piezas prismáticas triangulares

Otra pieza prismática triangular

Y dos placas prismáticas triangulares, que presentan una serie de incisiones profundas en sus laterales.

La excavación nos permitió registrar la localización exacta de estos elementos con respecto a la inhumación., pese a haber sufrido algún desplazamiento de su posición original.

Las dos piezas cónicas, se localización a la altura de los hombros, Las dos piezas prismáticas triangulares se localizaron a la altura del pecho pero no en su posición original,

La pieza prismática triangular de menores dimensiones, se localizó entre los huesos de las costillas, aproximadamente en la cintura pélvica.

Y las dos barras prismáticas, se encontraban una al lado de la otra, junto al codo derecho.

Todo el marfil aparecido en esta sepultura, pertenece a colmillos de elefante, y en este momento, una muestra se encuentra en estudio para determinar si su origen es asiático o africano. A pesar de su estado de conservación y pérdida de masa, podemos decir que el volumen de marfil depositado en el enterramiento de Molinos de Papel, más de diez veces mayor al registrado en cualquier otro yacimiento de la Edad del Bronce de la Península. Hasta el momento el artefacto de marfil de mayor tamaño de la prehistoria reciente en nuestro país, era el supuesto botón cónico del Acequión, superado en cuatro veces por uno de Molinos de Papel. Ya en diciembre de 2010, se nos encarga la supervisión y posterior excavación de un solar que iba a ser afectado por la construcción de una vivienda unifamiliar, concretamente la Parcela 96-2, en la que aparecen los restos de 7 silos prehistóricos y 45 agujeros de poste. Los silos aparecen concentras en la parte Este del solar, mientras que los agujeros de poste aparecen dispersos por toda el área de excavación. Los materiales hallados son fragmentos de cerámica en muy mal estado de conservación e industria lítica en intensidad muy baja.

La ultima intervención en la Parcela 50, motivada también por la construcción de una vivienda unifamiliar con garaje, enfrente de la actual Estación de Autobuses, ha dado como resultado un solo silo, esta vez adscrito a época medieval, además de algún agujero de poste disperso y algunas estructuras de época contemporánea como hormas de piedra para el abancalamiento.

El resto de intervenciones, concretamente la parcela 22, parcela 42 y parcelas 19b y 19c han sido supervisadas sin hallar restos arqueológicos algunos. Posiblemente algunas de ellas correspondan a grandes vaguadas documentadas algunas de ellas durante los trabajos de supervisión para la construcción de viales.

Habitat

Por el momento el yacimiento se ha visto afectado por diversas intervenciones de urgencia, hasta ahora inéditas. Esta falta de publicaciones, hace que solamente se pueda hacer una valoración aproximada sobre el hábitat. Manejando otras hipótesis o paralelos próximos al yacimiento, como podría ser Casa Noguera, podríamos hablar de un poblado en llanura, con fosos y con cabañas dispersas, como ya hemos comentado en varias ocasiones, cabañas, aquí si, de distinta tipología (podríamos hablar de cabañas lígneas, cabañas semiexcavadas en la roca y cabañas con zócalos de piedra); además de otras subestructuras con funcionalidades diferentes, que van desde el almacenamiento, pasando por el enterramiento o como uso domestico (vertederos basureros).

El solar del Parque de trafico nos ha puesto de manifiesto que hay zonas dedicadas exclusivamente al almacenamiento, bien delimitadas y separadas de la zona de habitación, consumo o producción. Esta demarcación nos la da el propio nivel geológico como se puede apreciar en la fotografía La parte ocupada por la toba calcárea es el destinado al almacenamiento, con un total de 14 silos, mientras que en la zona destinada a la vivienda no se ha documentado ningún silo, por el momento.

Estructuras de habitación

Con las estructuras de habitaron nos pasa un poco lo mismo, hasta el momento solamente hemos documentado una cabaña casi completa, la cual no ha podido excavarse del todo. El resto de solares intervenidos por las urgencias, seguramente aportaran alguna otra vivienda. Nos consta por el trabajo realizado por Ana Pujante, que han aparecido cabañas ligneas como las halladas en Casa Noguera.

Esta “tipología” a la que haciamos referencia anteriormente, responderá seguramente a diferentes momentos cronológicos, siendo las cabañas de zócalos de piedra las pertenecientes al momento de transición entre el Calcolítico y el Bronce.

Pensar en este cambio estructural enmarcándolo en un momento cronológico diferente, viene dado por los hallazgos asociado a las diferentes viviendas. Mientras que uno de los enterramientos encontrados por Ana y que ella enmarca en el mundo capaniforme, aparece asociado a una cabaña lignea, el enterramiento hallado por nosotros y asociado a una posible vivienda con zócalo, este mas cerca del Bronce.

En cualquier caso, todo lo presentado aquí forma parte de diferentes hipótesis de trabajo que por el momento están en el aire y que habrá que cotejar con el análisis de materiales, dataciones absolutas…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Caravaca. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s