Las 5 mejores pelis de 2011

Drive, la película del año

DAVID LÓPEZ

Acaba un año con algunas de las mejores películas que he visto en mi vida, sí, en mi vida. Algunas de ellas formarán parte de lo que me lleve a la tumba o al cacharro donde metan mis cenizas, ya que probablemente haga lo que se comenzó en Neolítico, conocido como cremación. Películas brutalmente aconsejables, mágicas y poderosas. Capaces de sacarte tus sueños más fantásticos, como oscuros, hacerte emocionalmente un trapo, llorar o tener que controlar tu vello porque no dejará de crecer por momentos.


De la lista de cinco películas que os dejo ahora, dos aún no se han estrenado. Una, Drive, lo hace el 28 de Diciembre (ya mismico), la otra, Extraterrestre, está previsto para febrero de 2012. Las cinco películas son producciones de 2011, que es lo que me impuesto a cumplir.
Y como en las cuentas atrás que a veces sacan de quicio hasta a un recién cremado y sin más rollos raros. Empiezo por la que para mí es la quinta esencia de mi lista para este año y una de las no estrenadas hasta el momento que escribo esto. Dejo fuera “Himizu” (2011) y alguna otra, pero esto es tan tontamente complicado.
EXTRATERRESTRE –  Julia y Julio no se conocen el uno al otro, pero despiertan en la misma cama, después de una borrachera de la que no recuerdan nada. Él se enamora al instante. Ella no. Y por si la situación no fuese lo suficientemente incómoda, Julio y Julia se enteran de que un gigantesco OVNI flota sobre la ciudad, de que no pueden salir de casa… Vigalondo demuestra con segundo largometraje ser todo un artista detrás de la cámara, pero principalmente, escribiendo. Sinceramente, no hay palabras después de haber visto su debut con “Los cronocrímenes” y quedar asombrado, para detallar este producto fuera de este planeta que es su segunda película. Muchísimo humor, cine fantástico, ironías, situaciones de echarse las manos a la cabeza, unos personajes perfectos y como digo, un guión más que sobresaliente. Sorprendente Nacho Vigalondo.
La cuarta maravilla de este año es para THE ARTIST – Hollywood año 1927. George Valentin es una gran estrella del cine mudo a quien la vida le sonríe. Pero, con la llegada del cine sonoro, su carrera corre peligro de quedar sepultada en el olvido. Por su parte, la joven actriz Peppy Miller, que empezó de extra al lado de Valentin, verá impulsada su carrera a lo más alto, al firmamento de las estrellas. Ya lo he dicho varias veces por otros medios. Una sorpresa tan grande como bella. Tan bella como su silencio. Tan bella por ese blanco y negro. Tan bella por su dulzura y sinceridad o crueldad de unos tiempos que dejaban atrás años y años de diversión, placer y derroche. Hazanavicius y ningún tópico –por lo menos para mí-  de por medio, convierte al espectador en un flan tembloroso que no dará crédito a que un producto de este tipo consiga meterlo en una nube llena de magia.
Y entramos en el cajón de los grandes triunfadores. Con la medalla de bronce se nos queda EL ÁRBOL DE LA VIDA – Jack (Hunter McCracken) es un niño que vive con sus hermanos y sus padres en la norteamérica de los años cincuenta. Mientras que su madre (Jessica Chastain) encarna el amor y la ternura en el seno familiar, su padre (Brad Pitt) representa la severidad, pues se cree obligado a enseñarle a enfrentarse a un mundo hostil. Así, este viaje que comienza con la pérdida de la inocencia llegará hasta nuestros días, con Jack ya adulto (Sean Penn) recordando ciertos momentos trascendentes de su infancia, y la influencia de éstos en lo que él es ahora, y en lo que representa en su vida espiritual el recuerdo de su familia. Malick no deja a nadie indiferente, es esa la palabra y no otra. Su cine o te aburre como para irte de la sala, o para darle al stop y quitar el dvd y empezar a maldecirlo incluso antes de tomar tal decisión. Es cierto que sus historias son tan ambiciosas como complejas, pero no complejas de no conseguir entenderlas, sino por su acojonante envoltorio que lleva cada una. Ir destapando el árbol de la vida no es tarea fácil, no es ni mucho menos un caramelo que se lo puedas dar a cualquier niño o adulto, incluso. El árbol de la vida es toda una vida en imágenes, silencios, mundos no vistos antes, mundos aún por llegar a nuestra vida. Otra gran muestra de lo que busca Malick en el cine. Testigos y participes del nacimiento del planeta tierra y de nuestra propia muerte. Un ejercicio fílmico inconmensurable.
La medalla de plata es para MELANCHOLIA – Justine (KirstenDunst) y Michael (Alexander Skarsgård) celebran su boda con una suntuosa fiesta en casa de su hermana (Charlotte Gainsbourg) y su cuñado (Kiefer Sutherland). Mientras tanto, el planeta Melancolía se dirige hacia la Tierra… y tu asfixia entonces conocerá sus límites, su dolor y su sufrimiento. Magistralmente dirigida, narrada e interpretada. Una obra la de Von Trier, agónica, pero maravillosa. Destructiva, pero asombrosa. Necesaria para alimentar tu estado de catatonia y obligada para comprender ciertas mentes humanas. Una película áspera como ciertos comentarios de su director, un trabajo nada fácil de digerir, pero de un espectáculo visual, técnico y trabajo actoral, como he mencionado, que quita el hipo.
Y la de oro, los laureles, besos, diplomas, la que se merece estar en el olimpo del cine para el resto de su vida es para DRIVE (la que se estrena el 28) – Driver (Gosling) es un conductor especialista de cine por el día y un conductor para fugas por la noche. Pero no importa el trabajo que tenga que hacer porque Driver se siente siempre a gusto al volante. Shannon (Cranston), mentor y jefe de Driver, desde que se dio cuenta de su talento conduciendo, le busca directores de cine y televisión para sus películas o criminales que necesiten al mejor conductor para sus fugas, llevándose comisión en ambos casos. Pero el mundo de Driver cambia el día que conoce a Irene (Mulligan). Y tu vida, como cinéfilo, principalmente, cambiará el día que decidas sentarte delante de esta obra maestra. NicolasWindingRefn nos regala para todos nuestros sentidos, un trabajo personal, lleno de música que te consigue emocionar, pero lleno de secuencias y sólo secuencias, que te harán palpitar. No hacen falta diálogos para expresarse, para contar lo que nosotros queremos entender o deseamos disfrutar. Drive es cine puro, directo al corazón y a la mente. Drive es una perfecta máquina de rodar con o sin ruedas. Drive cambiará tu percepción de la vida.
Salud, amor y mucho cine en vuestras vidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Caravaca. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s