El PP de Bullas utiliza la Auditoría de Bullas Marimingo como arma de desprestigio del anterior equipo político de coalición socialista con IU, y de paso, del equipo técnico como venganza personal

ESTEBAN EGEA/anterior Alcalde de Bullas

            En el número anterior de El Noroeste analizamos los despropósitos que contenían los Informes de Revisión Económico-Financiera realizados sobre la gestión de Bullas Turística S.A.U, encargados por el actual Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Bullas, del PP,  en el que desvelamos el maquillaje realizado sobre las cuentas de esa sociedad, con la intención de despedir a la mitad de su plantilla y echarle la culpa a la gestión anterior. Hoy nos vamos a centrar en los Informes de Revisión Económico-Financiera de la sociedad Promoción Municipal Marimingo, S.L.U, (Bullas Marimingo), igualmente encargados por el Gobierno del PP, y convenientemente manipulados con idéntica intencionalidad política de desgaste del Gobierno de Coalición de izquierdas de la anterior legislatura, y de paso realizar algún ajuste de cuentas con el equipo técnico de gestión de la sociedad.

            Antes de pasar a comentar los Informes diremos que Bullas Marimingo se constituyó en 2005, para la promoción de suelo con carácter residencial, industrial y de servicios, y en  rehabilitación de viviendas de promoción pública, nombrando un Consejo de Administración de tres miembros, uno por cada grupo político municipal. En esta etapa no tuvo apenas actividad. Fue al inicio de mi mandato cuando se amplió a cinco el número de Administradores manteniendo la proporción y presencia de todos los grupos municipales, y reactivar la empresa, ampliando su objeto social a  la gestión y ejecución de obra pública y al turismo convirtiéndola en medio propio del Ayuntamiento para estos fines. Era intención refundir las dos sociedades en una única sociedad municipal que fuera recogiendo todas las áreas de esta naturaleza, y ampliando con futuras incorporaciones como recogida de basuras y limpieza viaria, y había comenzado los estudios para la promoción pública de vivienda. Estos pasos se fueron andando conforme aconsejaban las circunstancias.

            Y éstas fueron entre otras, primero, la dimisión de varios gerentes de Bullas Turística, luego el volumen ingente de obra pública a realizar fruto del Plan E y su inmediatez, que generaba enormes tensiones con las adjudicatarias de obras que presionaban para la modificación de los contratos; por otro lado el fracaso del propio Instituto de la Vivienda Regional para la ejecución de vivienda pública en un solar cedido hace años, o la falta de personal facultativo superior en la Oficina Técnica. La unión de las sociedades en una sola, propósito que manifestamos en varias ocasiones y que no nos dio tiempo a cumplir, hubiera permitido que un gerente (que siempre existió en Bullas Turística y ahora faltaba) con el perfil adecuado, (el que salió del proceso de selección lo reunía) pudiera acometer estos objetivos, reuniendo el personal de plantilla del camping, del Museo del Vino… en el conjunto, y resolviendo así el impacto del coste de personal al tener la misma plantilla en temporada turística alta o baja, incluyendo los costes de  dirección. Este proceso era visto con enorme antipatía por el PP, partidario de la contratación de una gerencia exclusiva para Bullas Turística sin plantear alternativa alguna para Marimingo, por el hecho de que para ellos hacía la competencia a las empresas locales. Nunca han admitido que realmente ocurría lo contrario, por la sencilla razón de que por entonces solo una empresa de Bullas tenía la calificación suficiente para optar a la licitación de obras de envergadura, lo que inevitablemente con la Ley de Contratos en la mano había que adjudicar a empresas de fuera que traían sus materiales, y a las que había que imponer una cuota de trabajadores de Bullas; mientras que adjudicando a Marimingo, tanto el personal de obra, como de servicios y los materiales, se contrataban en Bullas, salvo escasas excepciones.

            El culmen del desencuentro con el PP estuvo en el proceso de selección del Gerente, en el que participamos todo el Consejo de Administración, y  que por la conducta impropia de un vocal del PP, a juicio del resto de miembros, este vocal fue excluido del tribunal en la segunda sesión. De aquel polvo vienen estos lodos ahora. El ajuste fino que se está produciendo político y personalmente viene de aquel suceso del que recientemente el Sr. Chico vino a decir textualmente que “…me arrepentiría durante toda mi vida”.

            Como consecuencia del resultado en las elecciones municipales de mayo de 2.011, la nueva mayoría en la Corporación Local modificó el número de miembros del Consejo de Administración, pasando de cinco a tres, eliminando los puestos que corresponderían a representantes de la oposición política, como había sido habitual hasta ese momento. Hay un miembro que repite cargo y que, por tanto, ya eran conocedor (así se lo exige la Ley) del funcionamiento de la empresa, además de responsable solidario de la anterior gestión.

La primera medida tomada por el nuevo Consejero Delegado tras su nombramiento fue la de retirar de las oficinas de la sociedad toda la documentación original de ésta (facturas, justificantes, escrituras, información contable y de control, etc.), así como el saldo de la caja y el acceso y control telemático de las cuentas bancarias. El nuevo Consejero Delegado no realizó el inventario y el arqueo de caja que es, como mínimo, lo necesario cuando se hace un traspaso de gestión. El nuevo Consejo asumió la máxima responsabilidad sobre la empresa y tomó la posesión, y el control absoluto sobre todos los bienes, los documentos, la tesorería, los sistemas de control y gestión contables y todas las decisiones tomadas en la empresa.

Otra medida que tomó el nuevo Consejo fue la de rescindir los contratos laborales al Gerente y a la administrativa de Bullas Marimingo en septiembre. La causa argumentada para la rescisión, en ambos casos, fue la necesidad de disminuir costes por la falta de actividad en la empresa tal y como figura en las cartas de despido. El nuevo Consejo disponía de toda la información, documentación y control de la empresa desde hacía cuatro meses, por lo que si hubiera tenido tan siquiera sospecha de alguna irregularidad, esas rescisiones de contrato se hubieran planteado como disciplinarias, o en su caso, se hubiera mantenido en sus puestos a esos empleados para que aportasen cuanta información en el proceso de cierre contable se les requiriese. Nadie más que los nuevos Consejos conocen desde entonces, el destino que le han dado dieron en este tiempo los documentos, a la información, a los bienes y al dinero de las empresas.

            En cuanto al análisis de los grupos, hemos de decir:

 

Inmovilizado Material.

“La Sociedad estuvo en causa de disolución desde 2006”. Ese error fue subsanado y reforzado el patrimonio social con un solar de mayor valoración, ampliando la garantía frente a terceros. Lo que cabe destacar aquí  es el voto en contra a esa aportación en el Pleno por el PP, y  que como miembros del Consejo tenían por tanto la obligación legal de velar por el mantenimiento de la sociedad. La consecuencia hubiera sido la de dejar sin garantías a los titulares de derechos frente a la Sociedad.

Existencias.

En el informe se indica que a los autores no les ha entregado el actual Consejo los informes de existencias de obra en curso ni de 2.009 ni de 2.010, informes que figuraban entre la documentación retirada en junio por el Consejero Delegado de las oficinas de la empresa. ¿Por qué motivo? ¿Con qué rigor han trabajado entonces?

Deudores.

La “deuda no reconocida por el Ayuntamiento”, se trata en la mayoría de casos de excesos de obra perfectamente justificados por errores en proyecto o diferencias de ejecución, como así consta en los expedientes individuales de cada actuación. Si el Ayuntamiento no los reconoce será por voluntad del actual equipo de gobierno de mermar la solvencia frente a terceros de su propia empresa.

Tesorería.

En el informe se indica que no se dispone del arqueo de caja para verificar que el saldo teórico corresponde con el real. ¿Por qué no efectuó dicho arqueo el nuevo Consejo a esa fecha si ya había tomado plena posesión de la sociedad? ¿Qué han hecho con ese dinero? ¿Por qué no han efectuado un arqueo con fecha posterior para ver si cuadran los importes teórico y real? ¿Es que no ha ocurrido nada en la sociedad desde el 30/06/2010?

Es llamativo que el informe indique que no ha dispuesto de todas las encomiendas de gestión y otra documentación. Se la habrá negado el nuevo Consejo, porque se trata de documentos públicos emitidos por el propio Ayuntamiento, por lo que no es demasiado difícil tener acceso a ellos. Está claro que el informe ha sido “dictado”.

Patrimonio neto y acreedores comerciales.

Los redactores del informe aventuran expresiones como patrimonio neto negativo o concurso de acreedores. Se obvia en este informe de forma deliberada el hecho de que la sociedad fue dotada por parte del anterior Consejo de varias adjudicaciones de obra (Avenida Libertad y Plaza D. Pepe, …) con un margen neto para la sociedad de mas de 200.000 euros. Eso más el cobro de toda la deuda pendiente del Ayuntamiento garantizaban suficientemente la viabilidad de la empresa para ir ajustándola al escenario económico actual. ¿Qué decisiones ha tomado el actual equipo de gobierno y Consejo en ese sentido? Anular todas estas medidas, mermar las garantías de los terceros frente a la sociedad y de paso arrojar basura sobre sus antecesores, entre los que estaban ellos mismos y nunca denunciaron irregularidad alguna.

Conclusiones de los  Informes

“Falta de control de la obra”. Todas las obras tenían una carpeta con toda la documentación relativa a ella, gestionada por profesionales y por técnicos con enorme experiencia en estos temas. Desde proyectos, presupuestos, planning de obra, contratos, adjudicaciones, control de personal, control de certificaciones y su desviación, imputación de costes, etc. A los que se les intenta desacreditar con insinuaciones sobre las procedencia y los conceptos por los que han percibido las retribuciones económicas.

             Afirmar que ha faltado control de la obra solo se justifica por dos motivos. Desconocimiento o daño intencionado.  Es mas, del anexo del Informe en el que se desglosa los expedientes de obra se pueden apreciar al menos veinte errores, a su favor, claro, que cambian sustancialmente los resultados económicos de la empresa. Por qué motivo no se repercuten los Gastos Generales entre la totalidad de la obra ejecutada, cargándose únicamente en las obras encomendadas. Con este ajuste, se pasa de un resultado de -371.795 euros a – 168.606. Igualmente se deja sin valorar otros trabajos técnicos estimados en 53.808 euros, que rebajaría aquella cantidad a -114.798 euros. Este el rigor de la “Auditoría”. Toda la obra ejecutada al Ayuntamiento puede y debe ser facturada y repercutida a éste al tratarse la sociedad de un instrumento propio. Si no se hace se estará falseando el resultado de la empresa frente a terceros con derechos en ella.

            Conclusión final. Antes del inicio de mi mandato las sociedades municipales tenían un gerente (en Bullas Turística), y han seguido teniendo un Gerente en Bullas Marimingo al que se le ha señalado a saber por qué extrañas motivaciones personales. La Sociedad ha contado con dos extraordinarios técnicos que han ahorrado muchísimo dinero, ya que hubiera sido inevitable realizar contratación externa, pues la Oficina Técnica estaba desbordada y no tenía facultativo superior. A ambos se les intenta desprestigiar. Y lo que es mas importante Bullas Marimingo ha dado trabajo a muchos profesionales de los oficios de Bullas y empleo directo a muchos trabajadores, y sobre todo, ha realizado un volumen de obra de una calidad fantástica que forma parte del patrimonio arquitectónico y urbanístico municipal de la que nos beneficiamos en Bullas y La Copa.   Es verdad que la crisis pasó factura, como a otras muchas empresas, y siento no haber podido cumplir los plazos con los proveedores. Es mal consuelo decir que no íbamos a ser una excepción en el conjunto de las administraciones públicas. Al menos alguna, como la Comunidad Autónoma, ha planteado un Plan de Pagos a proveedores para pagar en cinco años. ¿Es que el Ayuntamiento de Bullas, teniendo la mitad de deuda a proveedores no podría plantear un Plan en la mitad de tiempo?

            Pedro Chico dice que Bullas ha quedado hecho un solar con los socialistas. Tengo que corregirle. En todo caso, querrá decir que ha quedado hecho un hermoso jardín y primoroso. Para solar, solar, los de las urbanizaciones que nos trajo la burbuja inmobiliaria del PP, y con el doble de deuda que en Bullas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bullas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s